Clases con mi profesor


Estaba en secundaria, tenía 18 años y estaba enamorada de mi profe, un hombre grande de 30 años de edad.

Recuerdo que entendía todo lo que explicaba pero me acercaba y le preguntaba todo nuevamente y se que el sabía que le tenía ganas. Hacía lo posible para que me mirara.

Mis compañeras sabían y los típicos comentarios al profe eran Maru está enamorada de usted y cosas así. Él solo sonreía.

Una vez, era tarde, salieron todos del colegio y yo me quedé esperando para preguntarle de mi trabajo práctico que no me lo dio. Cuando el profesor sale le comento que si me fue mal en el trabajo que no me la dio. Y me contestó:

-ahora te la doy a toda.

Me quedé mirando y le sonreí y le dije

-si que ya es tarde.

Me dijo que lo acompañara al auto que se lo olvidó ahí, no habría problemas. Buscó en la guantera y no lo encontraba, me dijo:

-podes fijarte bajo el asiento de atrás que estoy jodido de la espalda… sonriendo.

Recuerdo que entré por la parte de adelante. Apoyé mis rodillas entre los asientos de adelante y me agaché en posición de cuatro.

Yo llevaba el uniforme del colegio, pollera corta y un chomba de color blanca. Sabía que me miraría hasta que sentí sus manos grandes en mis nalgas y me las apretaba. Me empujó a los asientos de atrás y me dijo:

-esto es lo que querías?

En ese momento me lo sacó de la boca y me tiró un gran chorro de leche en mi cara, me excité mas porque fue tanta la leche que me tiró…

Me dio una toalla que tenía para me limpiara. Pero yo quería más, me sequé y le dije:

-yo no terminé.

Desabroché su pantalón y seguí mamándosela hasta que se le puso dura de nuevo. Entonces me sentó sobre su pija y me la quería meter en la cola.

Lo intentó muchas veces pero no podía por lo gruesa que era. Lo acomodé para entrar en mi vagina, el me dijo que no tenía condón, le contesté si quería no seguíamos, y cuando le dije eso me enterró todo en mi vagina.

Yo gemía del dolor y placer por lo brusco que fue, no me importó si se escuchaba nada, solo disfruté.

Sentía cuando me levantaba de la cintura y me baja fuerte, como sentia todo. Le pedí que me acabara, el me preguntó en donde?. Y ahí empezé a moverme yo de arriba a abajohasta que me llenó toda de leche dentro mío.

Lo saqué, me acomodé mi ropa, me dijo vamos que te llevo a tu casa, y me llevó. Llegué a casa, lo saludé, creo que estaba abriendo la puerta y sentía como chorreaba toda la leche en mis piernas…


Compartir