Cornudo * Relato fantasías


Desde joven siempre tuve fantasías cornudas con mis novias, siempre imaginaba a mis amigos haciendo el amor con ellas y yo siempre me masturbaba con esas imágenes en mi cabeza.

Ahora ya casado con mi esposa sigue todo ese morbo de esas fantasías cornudas.

Imagino y sueño a mi esposa siendo penetrada por amigos, por compadres e incluso una vez soñé que el encargado de la tienda donde ella trabaja, llegaba un día a mi casa cuando yo no estaba y ponía a mi esposa a mamarle su verga.

Cuando despierto lo primero que hago es subírmele a mi esposa y hacerle el amor como loco, recordando esos sueños donde ella estaba cogiendo con otro.

Me excita tanto imaginar a mi esposa gozar con otro hombre, porque mi esposa es muy bella, tiene unas tetas bonitas y unas nalgas paraditas de piel blanca y pelo negro.

Además de ser una mujer muy caliente en la cama, siempre cuando vamos a fiestas varios hombres se quedan mirándola casi como desnudándola y cogiéndosela con la mirada.

Es por eso que tengo el deseo de ver como otro hombre disfrutaría a mi esposa, pero más me gustaría ver que tan caliente y putita se comportaría mi esposa al ser agasajada y penetrada por otra persona.

Por ahora todo va muy bien, poco a poco estoy metiendo ese morbo de mis fantasías a mi esposa, como ya lo había dicho, ella es muy caliente en la cama y yo aprovechando eso un día le pregunté qué cuál era su fantasía.

Ella me dijo que era estar con dos hombres al mismo tiempo…

 

Desde ese día cuando tengo relaciones con mi esposa siempre que le penetro le meto un dedo en su culito y le susurro al oído que se imagine que entre dos nos la estamos cogiendo y ella se calienta y empieza a gemir mucho o cuando la estoy cogiendo de esa manera le digo los nombres de algunos de mis amigos y le pido que se imagine que él se la está cogiendo.

Lo siguiente es comprarle un juguetito lo más real a un miembro masculino a lo que por supuesto ella ya me dijo que sí.

No quiero ahorita proponerle un trío o que se deje coger por otro tipo porque después de que ella y yo hacemos el amor, después de toda esa calentura, ella ya no me sigue el tema y no quiero echar a perder todo esto que ya he ganado quiero ir poquito a poco.

Cada vez más creo que mi fantasía está por volverse realidad, he trabajado mucho para que esto suceda y creo que lo más difícil ya está, que es el tener una esposa de mente abierta caliente en la cama y sin que ella lo sepa con una misma fantasía en común que es verla coger y gozar diferentes vergas.






Compartir