Deseo * Relato Sexo Oral


Deseo. Ella es hermosa y traviesa, es tibia y dulce, es grande y dura, es apetecible y está deseosa de ser catada.

Mi cuerpo se tensa, mis pupilas se dilatan, mis sentidos despiertan, no puedo resistir la tentación, tengo que saborearla.
Con curiosidad acerco mis labios y ella se pone tensa. La acaricio, mi lengua la degusta, pero no es suficiente.

Empiezo a estar ansiosa, quiero más, mis manos aprietan acelero los movimientos, mi lengua ya no es suficiente y la meto dentro de mi boca, adentro, muy adentro.

Con movimientos firmes y sensuales, noto como ella lo agradece, noto como mi cuerpo se enciende, como mi bello se eriza, noto que estoy muy húmeda, que no es solo mi boca la que la desea. Pero no puedo parar.

La lamo de arriba abajo sintiendo como ella late de deseo por mí, está ardiendo. La hundo hasta que acaricia mi garganta, fuerte, rápido, una y otra vez…

Siento como se tensa, como la pongo al límite, pero mi deseo me impide parar, no quiero parar, y sigo jugando. Sigo haciéndola mía,me sigo excitando más a cada instante y ella lo sabe. No resiste más, va a estallar de placer, quiere regalarme ese sabor que yo deseo, ese manjar que yo anhelo.

Mi cuerpo se estremece, mis latidos se aceleran, mi mente se hace a un lado para dar paso al instinto.

Un instinto que me ordena que no pare, que me grita reclamando más placer, que hace que sienta como mis pezones se endurecen.

Mi sexo palpita avivando un fuego que solo ella puede apagar, la necesito, dentro, dura, y ya..

Estoy perdida, noto su rigidez, presiono más mis labios contra ella, mis manos la aprietan, la tensión aumenta, y la hundo toda en mí, ella vibra de placer, está disfrutando, está agradecida y me recompensa.

Un escalofrío recorre mi sexo al notar su elixir en mi boca, entra nublando todos mis sentidos, llenando toda mi boca, bajando tibia por mi garganta.

No puedo evitar sentir orgullo por lo que he hecho aunque sé que esto tiene consecuencias, entré en su mundo y terminé convirtiéndome en adicta a él, transformándome en alguien insaciable, en alguien que ansía su sabor.. y ya solo puedo pensar..

QUIERO MÁS!!!

Relatos Relacionados

Cálida bienvenida * Relato orgías Fernando es un muchacho de 27 años, que regresa a casa después de seguir una maestría en el extranjero, y de haber estado ausente por 2 años, lejos de...
La liberación swinger Un año ya juntos. ¡Quién se lo iba a decir! Para esa noche, Sara esperaba una sorpresa de David. La única pista que le había dado era que se vistiera ...
El hotel   Por tu cuello deslizo un cubo de hielo a medio derretir y el calor de las sensaciones que poco a poco, me dicen que tu cuerpo simplemente lo v...

Compartir