En la ducha del gym * relato lugares públicos


Empecé una rutina nueva en el gym al no poder levantar una pesas, justo estaba ahí un muchacho que me dio una mano para poder ponerme las pesas al hombro.

Como era mucho peso le dije que si me miraba así no se me iba el peso, me dijo que si sin ningún problema. Se quedó detrás mío mientras hacía sentadillas, se que me miraba el orto mientras lo hacía.

Y bueno ya que me ayudaba le dije que me sostenga la pesa que me ganaba el peso. Se acercó y sentí toda la pija en mis nalgas, me re excité, Dios, solo me di la vuelta y lo miré.

El solo me pidió disculpas y me dijo me voy a duchar.

Me rei y le dije que si me acompañaba porque nunca fui a esas duchas, me dijo, mira que son compartidas. No hay problema le contesté.

Bueno dejamos la ropa en los lockers y entramos, era una ducha grande. Estaban dos chicos más ahí, le dije al chico que me ayudó si me prestaba el jabón. Me dijo que si, me lo dio y empecé a pasarle sobre el pecho.

Mientras veía como se le paraba me pidió que parara porque sabe como terminaría yo. Me reí y me empezó a besar mientras yo subía y bajaba su pija gruesa y larga.

No aguanté y se la empecé a chupar, no me importó nada mientras se la chupaba y lo miraba cuando miré al costado y vi a los otros dos que se maturbaban mientras me miraban.

Al no poder tragar su enorme pija solo le chupaba la cabeza y con la mano lo masturbaba y sentí un fuerte lechaso caliente y dulce en mi garganta, se que le tragué la leche de una.

Me gustó todo pero fue muy rápido, como estaba re caliente le dije fue todo, me dijo me tengo que recuperar.

El que me estaba rompiendo el orto me acabó dentro, le dijo al amigo que cambien, el que me la metía por mi cola me dijo que le limpie la leche que le quedó en la pija y el que se la chupaba siguió con mi culo mientras me cogian y me gritaba:

– Desde hace tiempo te quería romper ese culo mami.

Me dio duro hasta que acabó también dentro de mi cola. Me pegó una cachetada en la cola y me dijo chau mami y se fueron los dos mientras sentía como me rompieron el orto y me chorreaba la leche llegó el muchacho que me ayudó y me dijo, me recuperé, lo miré y dije ya esta no me siento más jajaja.

Me alzó y acomodó su gran pija en mi vagina, Dios cuanto placer sentir todo eso en mi vagina. Creo que tenia 30 cm porque lo sentía todo, mis piernas temblando de la excitación, me encanta que me cojan pero no podía más de lo grande.

Me bajó, me dio la vuelta, me agarró de los brazos, me inclinó y empezó a penetrarme muy fuerte, fue tan fuerte y excitante la ducha con un desconocido, el miedo a que nos graben algo, que entre alguien y nos vea y me empezó a salir mucho flujo y me hacía pis mientras la tenia dentro mío.

Acabó, no se la cantidad que fue porque al sacármela empezé a sentir todo lo que me bajaba y justo subieron dos mujeres a las duchas, una de ellas susurró: llegamos tarde?

Seguro porque miraron la pija a mi amigo, media parada, y les contesté: -si te lo perdiste. Me fui y ellos quedaron ahí.


Compartir