Fiestas en familia * Relato sexo con maduras


Hola me llamó Eduardo y soy de Huancayo – Perú  actualmente tengo 25 años aún recuerdo las fiestas en la familia donde todos bailaban y tomaban bastante licor y eso me dio la oportunidad de disfrutar de las mujeres  cuando llegaba la hora de dormir, y empezó desde que tenía  los 13 años en plena pubertad.

La primera vez fue cuando era ya de muy noche y mis padres seguían bailando y tomando y empecé a dormirme en la silla y vino mi tía Susana hermana de mis papá y me llevo a su dormitorio para que duerma ahí y regresó a seguir bailando pero cuando luego abro los ojos a cada lado mío estaban dos personas aún se escuchaba el barullo de la gente divirtiendo.

Eran mi tía Susana y mi mamá bien dormidas y borrachas como comprenderán a esa edad puber cualquier rose de mi verga hacía que tuviera una ereccion rápida,mmi tía Susana se manejaba un buen culo grande y carnoso así que empecé a sobarle mi ereccion en medio de sus nalgotas y luego me volteaba y le tocaba a mi mamá que también tenía los suyo en culo de buen tamaño, empujaba fuerte y me movía ya lo había hecho en el bus cuando regresaba del colegio y me ponía detrás de alguna señora que le gustaba sentir una pinga dura en su poto pero ahora era mucho mejor mis manos tocaban sus nalgas hasta que no pude más y eyacule mucho semen manchando todo que luego tuve que limpiar para que nadie se de cuenta  desde ese día siempre acompañe a mis padres a sus fiestas.

Y así fui creciendo hasta llegar a los 18 años y ya les había sobado mi verga casi a todas las mujeres de la familia tías y primas de etc  pero mi debut ya grande sobando mi verga en un culo extraño sería con Teresa la segunda mujer de mi abuelo ya hacía cinco años que había muerto mi abuela Ana que también había sentido mi verga en su culo  y él se había vuelto a casar creo que yo había salido a él  bien caliente porque ya viejo 71 años aún quería mujer ella tendría unos 53 años y era de Lima y venía por primera vez a Huancayo así que la familia la agasajó muy bien y  luego sería mi turno también de hacerlo yo era poco de tomar así que fingía que estaba borracho para irme a dormir y ver quién caía en mi cama.

Cuando se oyen pasos y voces que se acercaban a mí cuarto cerré los ojos y la traían a Teresa que estaba totalmente borracha

– ! Pero acá esta durmiendo paquito . ¿  y ahora ?

Reconocí la voz de mi  mamá pero también la de mi tía Olga a quién también le había arrimado la verga bien rico que le contestó que no quedaba otra cama disponible además yo estaba borracho y ella también y no nos daríamos cuenta que estaríamos juntos en la cama le quitaron los tacos y con cuidado la echaron a mí costado y se fueron dejandoaa mi merced a mí nueva víctima.

Primero con mucho cuidado me volteó y ne fui pegando a ella mi abuelo la había escogido bien a él le gustaban las mujeres de buen culo grande y tetas también y como dice ese dicho ” genio y figura hasta la sepultura  eran blandas y carnosas sus nalgotas como estaba con un vestido fue fácil subirlo casi hasta la caderas y no reaccionaba en eso siento de nuevo pasos que se acercan así que rápido cogi una colcha y la tape, era mi madre que venía a ver como estabamos miró un rato y se fue  me levante y fui a verlos y me enteré que casi todos estaban dormidos incluyendoa mi mamá y los hombres se habían ido a seguirla a la casa de Martín un amigo de mi abuelo que los había invitado. Regrese a mi cuarto y ahí estaba mi nueva abuelita ahora más seguro que nadie molestaría me eché a su lado y saqué como siempre lo hacía la verga y empiezo a sobarlo en medio de su poto su calzón blanco se metía en medio de las nalgas y empujó al comienzo despacio y nada seguía dormida y fui aumentando de a pocos las sobadas en su enorme trasero  ya tenía listo una buena cantidad de papel higiénico para evitar dejar rastros del semen y mancharla.

Todo marchaba como siempre hasta ese momento pero  luego ella se empezó a moverse y tiraba el culazo enorme  para atrás con fuerza era ella quién ahora movía sus ricas nalgotas  me asusté mucho creo que ella pensaba que era mi abuelo que  tenía su duro pene en su culo ahora no sabía como reaccionaria al darse cuenta que era yo.

Su mano derecha se fue  para atrás en busca del pene duro que sentía en su trasero y lo agarró fuerte y empezó a masturbarlo aún como estaba de mareada reaccionaba a la calentura de su cuerpo. Tenía dos opciones quedarme totalmente quieto o aprovechar la oportunidad que se me presentable con Teresa y debutar ahora si con una mujer a mis 18 años y decidí por lo segundo e hice a un lado su calzón blanco para facilitar la penetracion.

Ahora Teresa había tirado más el culo para atrás y sola con el pene en su mano buscó la entrada de su vagina que ya estaba bien caliente y lubricada y soltó un gemido cuando el glande ya estaba adentro así que sólo tuve que darle un pequeño empuje para que lo tenga todo adentro los latidos de mi corazón estaba a mil revoluciones

– ! Agg .. agg  . ohhh .. ohhh . ¡

Vaya nueva abuelita que tenía está mujer era bien caliente y empujsba más fuerte su culo contra el pene que tenía dentro de ella pero cuando muy despacio me dijo :

– ! Ohhh . quitarme el calzón para que los metas más adentro y rico . ohhh.. ¡

No hubo necesidad que lo vuelva a repetir yo también me quité el pantalón y calzoncillo ahora ella había levantado ligeramente la pierna derecha para mejorar la penetracion, yo ahí dándole duro a la chucha de la nueva mujer de mi abuelo había ido a darle solo unas buenas sobadas y estaba debutando sexualmente con ella sólo me preocupaba que alguien en la casa oyera sus gemidos pero no me atrevía a decirle nada y echar a perder el momento y también sepa que no era su marido.





-!! Ahhh . ahhh . siii que fuerte y rico se siente siguee así .. ohhh . ohhh . ¡¡

Para pasando de sorpresa a sorpresa con ella porque se levantó sin quitarse de la verga de su chucha y se sentó sobre mi sus caderas se movían tan rico se inclinó y apoya sus manos en mis rodillas y cabalgata furiosamente subía y bajaba  y voltea la cara para ver quién era quién la estaba dando tanto placer ¿ Qué haría ahora al verme a mi ?

– ¿ Ohhh eras tú.? .¡ No te asustes ya decía yo que esa pinga tan dura y rica no podía ser de mi marido . Sigue así no te detengas . ohhh dios.. ohhh .!

Teresa era muy buena moviendo el culazo que tenía, mi verga ya estaba por rendirse y soltar semen así yo quería hacer todas las poses con ella que tenía su aprobación pero ella no se quería bajarse

– ! Noooo . dejame sentirlo todo adentro de mi . tiempo que no tenía una así dura y potente . ohhh . ¡

Sabía que no le podía exigir nada al  contrario estaba muy agradecido  a ella  mi nueva abuela que me daba  la gran oportunidad que nadie me había dado en la familia

– ! Ahhh .. siii . mee vengoo sii que ricoooo . ohhh .dame tu leche caliente.. ohhh.  ¡

– ! Sii abuelita Teresa que ricoooo yo también . sii . ohhh . ¡

Ella cayó sobre mi toda caliente y agitada y me abrazó y cerró los ojos mire el reloj de mi cuarto recién eran las 5.44 de la mañana aún tenía tiempo para uno o talvez dos polvos más con mi abuela Teresa

Relatos Relacionados

Mi trabajo como puta * Relatos dominación Soy una puta, no es una forma de hablar, en realidad trabajo como puta a tiempo parcial, tres días en semana de martes a jueves y quizá algún sábado s...
La gladiadora Me llamo Mavia, muy poca gente me conoce, soy una de las muy pocas gladiadoras de Roma. Lo mio son las luchas con las fieras, soy la dueña y señora...
Sexo en el parking * Relato lésbico Zayda fue mi primera amiga universitaria, y en solo un par de días se convirtió en mi primera relación homosexual. Mis anteriores encuentros con mujer...

A %d blogueros les gusta esto: