Follando en el parking * Relato confesiones


Es viernes y estoy deseando que sea la hora de salir del curro, y llamar a Elisa para pasar el finde juntas, falta casi una hora para salir y el pesado de mi compañero no hace más que dar la lata para que quede con él, es uno de esos tíos cincuentones separado con el pelo engominado y barrigón, con pinta de putero barato.

Por fin la hora de salir, bajo al parking a por mi coche y no arranca, esta sin batería.  Me bajo del coche para llamar a asistencia cuando oigo pasos acercándose levantó la mirada del móvil para ver quién era, es Andrés de mantenimiento.

Andrés: Hola pilar te puedo ayudar, qué te pasa

Yo: La mierda del coche este, que no arranca esta sin batería

Andrés: no te preocupes yo te lo arreglo.

Andrés es un tío joven casi los 30 cachas, moreno y 1.80 de altura siempre lleva puesto un mono de trabajo.

Yo: gracias no sé cómo agradecértelo

Andrés: no te preocupes ya se te ocurrirá algo

Mientras miraba mi generoso escote

Yo: seguro que sí, algo se me está ocurriendo.

Andrés se fue a por su coche una enorme pick up lo aparco frente al mío y puso unos cables de arranque, en un momento el coche estaba arrancado





Andrés: Ya está, solo hay que esperar un rato que se recupere la batería

Yo: Y cuanto hay que esperar.

Estaba frente a él mirándole a la cara mientras mordía mi labio y jugueteaba con su cremallera del mono, sin decir nada acarició uno de mis pechos por encima de la blusa mientras yo bajaba la cremallera despacito, Andrés desabrocho los botones de mi blusa y acariciaba mis pechos desnudos mi coño estaba empapado y lo sentía palpitar de la excitación, metí la mano dentro de su calzoncillo, cogí su polla dura como un palo, gorda y de un tamaño considerable, la saque del calzoncillo saltó como un muelle, le acariciaba la polla desde el capullo hasta los huevos, me puse de rodillas y comencé a chupar ese pollon, me la trague entera provocando me una arcada, una mano cogía sus huevos la otra el tronco de su polla y el reto me lo comía con ansia, el agarraba mi cabeza con las 2 manos y me la empujaba para que tragara toda su polla

Andrés: Pufff que bien la chupas sigue zorra no pares.

Esas palabras me pusieron más cachonda si es posible, mi coño chorreaba mojando mis bragas, note como su polla estaba a punto de explotar en una buena corrida, aumente la velocidad de la mamada.

Andrés: No pares zorra voy a correrme ahhh ahhh si sigue así.

Note como su polla palpitaba en mi boca, la corrida era inminente y reventó en una corrida brutal, no daba a vasto a tragar su caliente esperma saliendo parte por la comisura de mis labios y cayendo en mis tetas, le limpie la polla chupando los restos de su corrida y me levanté para pasarle parte de su corrida en un beso, me agarro por la cintura y me tumbo en la caja de la pick up arranco mis braga y separó mis piernas, pudo ver mi coño depilado y chorreando.

Andrés: Que coño más rico, te toca disfrutar a ti zorra.

Yo: Siii cómetelo es todo tuyo.

Metió la cabeza entre mis piernas, chupaba mi clítoris y lo mordisqueaba, sus manos agarraban mis pechos, su lengua entraba y salía de mi coño recreándose en los labios de mi coño, la corrida fue salvaje.

Yo: ahhh ahhhh sigue cabron comételo todo.

Los orgasmos se sucedían uno detrás de otro, notaba mis flujos mojar mi culo y Andrés lo aprovechó para meterme un dedo en el lo cual me hizo entrar en otra serie de orgasmos.

Yo: Que placer cabrón no pares sigueee ahhh ahhh.

Metió otro dedo en mi culo y termine con un orgasmo muy largo que me hizo temblar entera.

Nos vestimos

Yo: ¿Qué haces este finde?

Andrés: No tengo planes como siempre, voy a lo que salga

Cambiamos los números de teléfono y quedamos para vernos el finde.

Nos metimos cada uno en su coche Andrés salió el primero y al salir yo vi a mi compañero de trabajo en su coche que está cerca del mío haciéndose una paja nos miramos y le guiñe un ojo y me reí.  El pobre es patético


Compartir