Inocente * Relato lésbico


Inocente. Hoy hacia frio, he salido pronto de trabajar pues tenia que presentar unos documentos en varias oficinas, cuando he terminado he cogido un autobús para ir a casa me he sentado delante de una niña que estaba, con su móvil y oyendo música era joven podria tener, 16, 17 18 no se, tal cual iba vestida como una estudiante más, su pantalón de vaquero, una camisola y encima un chaquetón para resguardarse del frío y unos libros.

Me mira varias veces, y le pregunto, ¿que música estás oyendo? Una que me ha grabado una amiga. Por la hora que es, eran las 12 aproximadamente, no has tenido clase, me contesta que si, pero la última no había venido el profe y entonces me volvía.

Hemos ido a bajar en la misma parada y le pregunto te apetece un café con leche, y me responde que bien.

Nos presentamos, como te llaman, a mi Laura y tu, yo, Marisa. Nos vamos a una cafetería cerca de mi casa y tomamos, ella un café con leche y yo un café.

Estamos hablando entre otras cosa sobre música, que había sido el motivo de nuestro encuentro. Le enumero una serie de grupos de musica que ella conocía. Le digo yo en casa tengo bastantes CD de todos estos, ¿Te gustaría verlos? Pues si. ¿No se te hace tarde? No todavía es pronto hasta las 2 o 2,30 no tengo que estar en casa que es cuando salgo de clase.

Cuando llegamos a casa, yo me acomodé, me quité el chaquetón y me quedé como casi siempre en un sueter abotonado delante y el último boton un poco abierto pues se me veian muy bien mis dos tetas. Le dije a Marisa si quería quitarse su chaquetón, hacia buena temperatura, a lo que dijo que sí. Bajo llevaba una camisa y se le notaban unas tetitas de una nena de su edad, .

Mientras estábamos sentadas en el sofá al lado estaban todos los CD de música que me incliné a cogerlos para que ella los viera, inocente ella se quedó mirando mis dos tetas. Le dejé los CD encima de sus piernas para que los viera, los miraba pero me di cuenta que sobre ser una cria me volvió a mirar las tetas.

Laura, no te conozco de nada pero me he dado cuenta que tienes dos tetas muy bonitas, las mías no son así ni mucho menos. Le dije ¿Te gustaría verlas ? No me importaría si tu quisieras.

Me desabroche dos botones del sueter y se quedarón con el sujetador al aire, me lo desabroche de detrás y me lo quité y entonces si estaban totalmente al aire. ¡¡¡Que bonitas y preciosas que son !!! Marisa piensa que yo soy mayor que tu y cuando vayas pasando los años tal vez se te hagan como las mías. Laura, ¿puedo tocarlas? Claro no hay ningún problema. Me las estaba masajeando con sus manos inocentes.

Laura, es que las mías son muy pequeñas. Vale enséñamelas y las vemos. Se desabrochó la camisa, no llevaba sujetador pues eran como dos panquemados pequeños, me cabia cada una en cada mano. ¿me dejas ? Las acaricié, son muy bonitas, continué acariciándolas, parecía que le estaba gustando, me incliné y las bese las mojé, las chupaba, mojaba sus pezoncitos y se los mordia con suavidad, casi quería gritar. Que delicia tener en mi boca unos pechitos tan pequeños y tan dulces. ¿Quieres jugar con las mías? Era inocente pues repetía lo que yo le hacía en las suyas.

Estabamos las dos jugueteando con las tetas, a ella le estaba gustando pues notaba un pequeño nerviosismo por parte de ella de niña inocente que nunca habia tocado cosa igual.

Marisa ¿te gusta jugar con mis tetas? Si disfruto mucho, nunca lo habia hecho, ni a mi me las habían tocado como tu me lo has hecho.

Inocente

Has estado alguna vez con un chico? ¿eres virgen? Laura me da vergüenza decirtelo pero me has caido muy bien y no se por qué y me voy a sincerar.

Mujer no me ha tocado nunca ninguna mujer, tu has sido la primera y me ha gustado. En cuanto a los chicos , tal vez no haya tenido suerte, pues todos con los que he salido no me han dicho nada hacia mi que pudiera interesar.

Le besé por el cuello, por la cara, no me huia y me acerqué y le dejé un beso suave en los labios, en vista que no dijo nada, le volví a besar, esta vez más tiempo los labios juntos hasta que al darme cuenta que no protestaba, le pase mi lengua por sus labios mojándoselos y a continuación le metí la lengua en la boca.

Mientras la estaba besando, le acaricié sus tetitas y fui bajando la mano hasta su coñito virgen, simplemente le tocaba y masajeaba su clítoris. Se estaba poniendo muy calentita, me decia, sigue, sigue, nunca habia notado este placer en mi coñito, por favor no pares hasta que le noté su espasmo de placer y su primer orgasmo. Después de notarlo me dijo que parara.

Marisa, ¿me quieres decir que es la primera vez que tienes un orgasmo? Laura, Si, y además ha tenido que ser de una mujer tan guapa y atractiva como tu. Me alegro que lo hayas pasado bien.

Laura me dejarías que jugara contigo y ver tu coñito abierto, pues claro. Me quité los pantalones y las braguitas me abrí de piernas y como una niña mala Marisa empezó a mirarlo a separar los labios, entonces le dije que empezará a darme besos en mi coñito a pasar la lengua por todo el, que me metiera los dedos que quisiera dentro de mi vagina.

¡¡¡ Cómo me la chupaba !!! seguia y seguía , le cogí una mano para que acariciara mis tetas. Lo hizo intenso hasta que me vino un orgasmo. Marisa sigue igual como lo estas haciendo que me va a venir otro orgasmo, al instante me vino otro , ¡¡¡ Laura me has mojado toda mi mano y mi boca!!! ¿te gusta el sabor ? Si me gusta el sabor y esta nueva experiencia.

Le pregunté, Marisa, ¿te gustaría perder la virginidad? Laura me gustaria hacerlo con un hombre que tuviera confianza, fuera dulce y no lo hiciera a lo bruto y además muy importante, que estuvieras tu. ¿Realmente te apetece ? Si, no quiero que me cuenten lo que pasa, quiero saberlo con tu ayuda y creo que ya es momento de saber lo que es el sexo.

Tengo un muy buen amigo de 34 años, Luis, que creo le gustaria hacerlo contigo pues eres muy guapa y tienes un cuerpo muy apetecible. ¿te parece ? Por mi si. No se como plantearselo pues está casado. A ti que día te viene bien, los jueves por la tarde no tengo clase. Bueno ya te digo algo.

Nos vestimos, se nos habia hecho casi las tres y antes de irse le di mi número de móvil y ella me dio el suyo


Compartir