La casa de mis tíos * Relato amor filial






Cuando llegue a casa de mi tíos Carlos y  Gaby era para un tiempo hasta buscar un lugar donde vivir mientras estudiaba medicina todo marchaba bien hasta que ellos tuvieron un problema en su matrimonio  y él tuvo que irse de la casa yo no sabía que hacer si quedarme o marcharme también pero ella me dijo que no había problemas conmigo.

Tratamos de mantener una relación normal ya era ocho meses que mi tío no vivía en la casa, él  ya estaba saliendo con otra mujer. Gaby se sentía sola porque una vez que salgo de sorpresa vi que estaba echada en el sofá viendo tv pero con su mano derecha se estaba tocando debajo de su buzo ella se estaba masturbsndo y me vio rápidamente quitó la mano algo avergonzada y eso se repitió dos veces más.

Gaby luego del trabajar iba al gym para hacer ejercicios y transpirar lo más que pueda pero exageró mucho y tuvo un desgaste muscular así que dejó una semana de ir sufría de calambres.  Cuando llegó de la universidad estaba echada en su  cama se le notaba mal  me dijo que se sentía estresada y con un ligero dolor  en la piernas  me ofrecí a darle masajes y eso la mejoró algo .                                                                Mis manos recorrían sus hombros y espalda pero cuando mis manos llegaron a sus piernas eso la puso super relajada recién ahí me enteré que sus piernas eran su zona erogena muy sensible, cuando terminó ya estaba por irme a mi cuarto ella ne señaló su bajo vientre.

– ! También me duele acá . ¡

Ella se había excitado y me pedía que le tocará su vagina la falta de sexo le estaba pasando factura pero yo me  sentía en conpromiso con mi tío y no acepto su pedido ella se sintió tonta y rechazada fui al baño a  masturbarme no lo podía negar también me calenté.

Gaby luego ya no aceptó más mis masajes y me arrepentí luego pero los días pasaban y era ya muy remoto que volviera mi tío Carlos a la casa. Ya era de noche y voy al baño y sentí ruidos en la sala cuando fui a ver, ahí estaba Gaby que de nuevo estaba con sus calambres así que le digo para darle masajes y ya no se pudo negar mis manos recorrían sus pies y luego piernas ella los  abrió ligeramente mis dedos casi tocaban su vagina sobre su lycra.

Sus gemidos eran  débiles cuando sentía mis dedos jugar su chucha ya bien húmeda ahora ya no tendría ningún remordimiento con mi tío está mujer estaba falta de verga y yo se lo iba a dar.

– ! Ohhh….. ohhh .. ¡

Bajé su lycra hasta quitárselo oh… sorpresa no tenía nada más puesto mi boca besaba su vagina

Ella se volvía loca  y gritaba fuerte la punta de mi lengua jugaba con su clitoris y llegó a a explotar soltando sus jugos.

– ! Ahhh .  ohhh .. dioos . ohhh . ¡

Pero eso fue el inicio para Gaby se soltó por completo y se montó sobre mi liberando mi verga ya dura y preparada para hacerla gozar  mi tía se acomodó y fue bajando hasta tenerla toda adentro de su vagina caliente y sus movimientos de caderas eran fenomenal  pero yo quería cogerla bien y la puse en posición perro.

– ! Así . así   qué ricoo . tía . ¡

– ! Siii .dámelo todoo . ohhh .así qué ricoo .. ohhh ..me gusta.. ohhh ¡

Gaby resoplaba y gemia cuando entraba y salía 19 centímetros de verga a su chucha caliente y jugoza que reclamaba eso desde tiempo.

– ! Ahh   ahhh… sii .  ahh… ¡

Le daban duro a esas nalgas tan ricas chocando nuestras carnes y cada vez era más fuerte y ya no pude más y terminé dentro de ella gran cantidad de semen y caí sobre ella  luego nos abrazamos

Ahora mi tía Gaby y yo éramos amantes y  cogiamos casi todos los días pero para el mundo seguíamos siendo tía y sobrino






Compartir