profesora milf

La peluquera – hetero


Mi nombre es Alex tengo 21 años y soy de A Coruña, lo que quiero relatar es lo que me sucedió con mi peluquera de toda la vida.

Desde que tengo memoria, siempre fui a esa peluqueria en mi pueblo, y desde que empece a ver las mujeres con deseo, la peliquera que se llama Esther, fue la eligida para masturbarme pensando en su cuerpo, su melena rubia , 1.70 delgadita con sus dos pechitos bien puestos de una talla 90 y un culo pequeñito y bien apretadito que es mi perdicion.

Es una mujer separada con 3 hijos, los tuvo muy joven porque ahora tiene 37 añitos… como a mi me gustan bien maduritas.

Era un dia como otro cualquiera, yo llegaba de trabajar algo temprano y al pasar por delante de la peluqueria con el coche, vi que estaba abierta y quise aprovechar la ocasión para cortarme el pelo.

Regresé a casa a aparcar y fui caminando hacia el local, cuando quise entrar la puerta ya estaba cerrada, cuando disponia a marcharme se asoma por la ventana Esther y me dice; espera Alex!

Me estaba duchando y tenia cerrado, como no tenia mas citas para hoy pero bajo ahora a abrirte…

 

 

Yo encantado espere fuera , me abrió la puerta solo con una toalla enroscada en su esbelto cuerpo y toda mojadita… yo ya estaba que me subia por las paredes.

Me invitó a pasar y a sentarme, después de preparar lo necesario empezo a lavarme el pelo, me excito sentir sus manos dándome masajes en la cabeza, después de ese masaje que casi consigue hacerme llegar al orgasmo, me cambie de silla para que me cortara el pelo, pero al levantarme vio como estaba yo de contento y me suelta con una mirada picara; no sabia que a mis años aun podia poner asi a un jovencito y no digas que no es lo que parece porque aun me va sentar mal ahora…

Entonces yo fui valiente y se lo dije todo, que desde siempre estaba enamorado de ella, desde mis 14 años y hasta los actuales 21 seguia pensando en como seria besarla, tocarla y follarla.

Ella ante mi asombro, en vez de decirme cualquier cosa se fue a cerrar la puerta y bajar las persianas… eso me sorprendio y me agrado porque sabia lo que iva a suceder después , ella se desnudo y me dijo mira esto es lo que tanto deseabas así que aprovecha hoy y haz todo lo que deses.

Empece acercándome a sus pechitos y lamer sus pezones que estaban duritos, los chupaba como un bebe y que se estaba sacando la ultima gota de leche materna.

Le apretaba ese culito, la morreaba, necesitaba aprovechar ese momento y no sabia como empezar, entonces ella cogio la iniciativa, me tiro en la silla, se puso de rodillas y empezo a hacerme una relación muy suavemente, con su lenguita por mi glande hasta que se la trago toda y empezo un sube y baja impresionante. Hasta que le mande parar porque me iba a correr, y me dijo; solo te correras una vez…

La cogi en brazos y clave mi polla en su coñito todo depilado, me empezo a cabalgar como ninguna otra mujer lo hizo hasta que me corri en su coñito… ella se enfado porque lo hicimos sin condon pero le dije que era yo quien mandaba en mi unica corrida…

Me dijo ya cumpliste tu fantasia, ahora te vistes y te vas.

Pero puedes venir el sabado que viene por la noche para seguir con el corte de pelo que tenemos pendiente… Trae condones esta vez! Dijo con una carcajada!


Compartir

Una idea sobre “La peluquera – hetero”

A %d blogueros les gusta esto: