relatos eroticos hetero

Mi mujer y su amigo – infiel


Hola mi nombre es Marco, y hoy les quiero relatar, en este relato erótico, lo que me pasó totalmente real hace un año atrás. Yo tengo 37 y mi mujer 26, ella se llama Martha. Tiene un buen culo, buenas caderas, tamaño de 1.65. Y hace un año atrás.

Tuve una urgencia de enviar una encomienda fuera de Lima en provincia, estuve pensando como hacer hasta que Martha me dijo, yo voy a buscar a un amiguito de una iglesia que asistía hace varias años atrás, el vive en Huánuco. Así lo hizo y pude enviar el paquete, hasta ahí todo normal.

Pasaron unos 4 días. Yo estaba en el Facebook, quería buscar unos pantalones para Martha por el apoyo que me dio en la encomienda.. Y se me ocurre abrir su Facebook desde mi laptop porque yo tengo su contraseña.

En eso vi una conversación reciente. Del amigo que hizo el envío y Martha,los dos estaban en línea, y pude ver como el le decía corazóncito, que haciendo.. Para mi sorpresa ella no decía nada. Y supuse que ya habían estado conversando días atrás, el le dijo te puedo llamar, ella decía claro a esta hora mi marido está en el trabajo, hasta la una de la tarde de ahi vuelve al trabajo a las 2 y media hasta las 7 de la noche.

Entonces se quedó cayado el chat, supuse que estaban conversando. En ese momento quería ir a mi casa y reclamarle, porque tenía las conversaciones capturadas, pero algo en mi interior me decía. Que dejara hasta donde llegará Martha.. Esa noche llegué normal, ella me recibió cariñosa como siempre.

Pero yo estaba impaciente para que amanezca y pueda ir al trabajo y observar una nueva conversación. Así fue, al dia siguiente el amigo le seguía diciendo, si estuvieras a mi lado que no te haría, Martha respondía con carcajada, y de pronto mi mujer le escribió diciendo, no creo que seas capaz, el amigo le decía pruebame y verás…

Por un rato la conversación se quedo en silencio, de ahí ella puso una carita de duda, y dijo no creo que te atrevas. Y a propósito estaré viajando a donde tu estas este fin de semana para ver unas cosita escribió,, eso me encendió,un deseo de morbo y se me vino a mi mente como sería observar a mi mujer ser cogida por otro hombre.

Así que llegando el viernes, como yo sabía todo lo que estaba pasando, insinué a mi mujer que tenía que viajar urgente para el interior, exactamente a Huánuco para ver unos detalles de trabajo.

Ella me dijo que si, porque quería viajar a ver a una amiga que estaba un poco mal de salud. Yo me hacía la idea cada vez más exitado que si se encontraría con su amigo terminaría cogida y gozada, con el culaso que se maneja le sueltan un piropo por la calle cuando sale sola. Así que le pregunté sin que sospechara, aprovechando que estarás en Huánuco que iría a ver a Rafael el amigo que nos hizo el favor de recibir la encomienda, ella me dijo está bien.

Yo le dije que bueno y en que parte de Huánuco vive, ella me dio la dirección y rápidamente me ubique con exactitud. Yo planeaba viajar a parte a Huánuco para ver como ella entrase a la casa de su amigo a darle la gracias, yo me imaginaba como el se cobraría el favor… Así que ella viajó, yo le dije me avisas cuando llegues a Huánuco que yo estaré ocupado el fin de semana, así quedamos.

Lo que ella no sabía que yo estaría en Huánuco. Así lo hice. Ella llegó me llamó, yo ya estaba en Huánuco y para suerte mía pude alquilar una habitacion que quedaba al frente de la casa de su amigo…

Yo esperé impaciente la hora en que ella llegaría, se me ocurrió llamarla y decirle que no se olvide de ir a su amigo, ella me dijo que justo estaba por llegar, sabiendo eso me dispuse a esperar mirando por una ventana chica al frente de la casa de su amigo, en eso ella llega de lo más hermosa, tenía unos jeans apretados que se le notaba su panocha abultada, en eso el amigo abre su puerta y la hace pasar.

Mi respiración se aceleró, mil cosas pasaron por mi cabeza y me imaginaba a mi mujer siendo cogida de perrito por su amigo.

No aguanté mas y me dispuse a mirar como su amigo iba a gozarse con mi mujer,, salí del cuartito que alquilé. Crucé la calle y busque como poder ver algo, en eso vi que había una especie se pasadizo abandonado sucio y con malezas que daba justo a una ventana al fondo de su casa del amigo.

Con mucho cuidado para no hacer bulla entré por ese pasadizo, hasta llegar a un ventana del fondo, la única que había, ohh!! sorpresa era el cuarto de su amigo y ahí estaba mi mujer estaba sentada a un lado de su cama.

No escuchaba mucho pero si veía por un pedazo de vidrio roto ya que lo demás estaba forrado y tapado con papel blanco. En eso vi que la mano de su amigo se acercó a la pierna de mi mujer, ella sin decir nada solo reía.

De ahí ella misma se puso de perrito y agarro la mano del amigo premiado con el lomo que estaba a punto de comerse. La exitación me ganó, sentí como mi verga se ponía dura al ver a mi mujer con otro hombre,, ella empezó a moverse y a clavarse sola, y vi como se agarraba las tetas,, de pronto el amigo hizo una pausa, y vi como escupió en el tronco parado que tenía como una estaca, de ahí le aplastó la cintura, ella se arqueó más, y pude ver como ella en un instante se retiraba, se alejó de su verga, el la jaló más a su tronco.

Ella cerraba los ojos como queriendo quejar de dolor, de pronto observé que ella empezó a bombearse sola!!, que estaba viendo mis ojos!!, su amigo le estaba metiendo su verga por el culo. Yo nunca me atreví a penetrarle por el culo.. Fueron como un par de minutos, hasta que el amigo derramó su leche en el culo de mi mujer.

Eso fue mi experiencia de ver como mi mujer se gozaba con otro hombre, todo por un favor… En otra historia les contaré como ella empezó a viajar a ver a su amiga a Huánuco con más frecuencia y como yo accedí a que nos visitará su amigo y durmiera en mi casa…


Compartir