Reencuentro con mi marido * Relato hetero


Mi vida es un tanto de rutina, rara vez hay episodios nuevos en ella.

Aún así tengo un esposo que cuando quiero hacer el amor me complace, pero tengo una mente imaginativa que muchas veces me ha sacado dek estress o la he tenido como un apoyo a mi felicidad.

Hacer el amor con mi esposo en la casa con vecinos que puedan escuchar o parientes que habiten en ella, hacen que me desespere de no poder explayarme.

El lo noto y quizo que yo saliera de esto, asi que cierto dia me planteó la idea de salir a un hotel y le dije que si, pero uno muy lindo con espejos en el techo y un jacuzzi, vinito y canapes.

Llego el dia tan esperado, para esta ocasion  me compre un hermoso negiglee de seda y me puse un abrigo y unas zapatillas de aguja.

Llegamos y yo tenia un poco de verguenza por entrar pero estaba entusiasmada, todo el dia estuve muy mojada de tan solo imaginarmeq quepodria suceder.

Llegamos y exploramos el cuarto, decidimos comenzar con una copa de vino y meternos al jacuzzi pero mi esposo iba tambien demasiado excitado y al ver el hermoso negiglee no aguanto mas y me arrastro hasta la cama.

Pegado a mi cuerpo bajo mi pantaleta y comenzo a meter la punta con suavidad, lentamente solo para hacerme gritar.

Así jugo unos instantes fuera de mí rodeando con su pene bien erecto con pequeños golpecitos, yo ya desnivida sabiendo que nadie me escuchaba le gritaba ya por piedad metela, quiero sentirte dentro…

Pero el queria seguir oyendo mis súplicas, tomaba mis pechos y los succionaba con una fuerza, le decía ten piedad y entra.

El tampo soporto tanto y empezo a entrar suave pero profundamente mi ser sentia sus venas inchadas y su pene totalmente erecto sobre las paredes de mi vagina me dolia pero era mas el placer que estaba sintiendo que no podia decir nada mas que quejas de placer.

El lo sabia y su mirada que me volvia mas victima, por que era de tengo el poder chiquita, pero el placer me delataba asi que el me embistio sin piedad entrando y saliendo con fuerza tomando mis nalgas con fuerza para manejarme a su antojo.

Me sentia fuera de mi, gritaba, aullaba, ya ni siquiera sabia que sonidos salian de mi, el estaba igual respirando fuerte y dando gemidos de placer oh que cosa tan alucinante moverte al vaiven de tu pareja sintiendo esa sensacion de estar en la gloria.

Se veian nuestros cuerpos unidos atravez de los espejos y como tenia yo sus nalgas arañadas de tanto movimiento intenso, profundo. nuestros ritmos iban acelerados sabiamos que pronto llegariamos al éstaxis al unisono gritamos un ahhh muy satisfactorio.

Quedamos unidos en silencio contemplando nuestros cuerpos tocandonos, decidimos entrar al jacuzzi y deleitarnos con una copa de vino y los canapes todo estaba delicioso, conversamos como deberiaros hacer esto aunque sea una vez cada tres meses…

Me dijo como mis gritos sin apagarse lo encendían y que los quería escuchar en su maxima expresión así que guió mis pasos hasta la cama yo solo con la bata puesta abrió mis piernas y se deslizo suavemente en mi entrepierna tocandola con su lengua yo me sentia morir y mis susurros entrecortados lo decian todo que rico, sigue mi amor, no puedo más, y el chupando mis labios vaginales dandoles pequeños mordiscos.

Les juro que me sentía en una escena de pelicula xxx totalmente mojada y mis manos una entrelazada a su pelo y la otra encajada arañando la sabana me sentia derretirme entre tanto placer.

Su lengua explorandome por dentro con movimientos bruscos que me hacian morderme los labios yo estaba temblando de tanto placer sentia como entraba y salia su lengua, lenguetazos que me hacian saltar.

Me dijo mi reina lo quieres y le conteste es lo que mas anhelo en este momento subió me hizo sentir su respiración juto a la mia, nos besamosmojandonos de mas en cada beso mi lengua chapoteaba de tanta friccion contra la de él decidió que era el momento de penetrarme sin miramietos sin pedir permiso, y todo mi yo lo recibía con apretoncitos de mi vagina para que sintiera como iba entrando lo hizo hasta el final sin pararse ni salir solo refugiandose ahi entero para mi.


Compartir